Mercat de Sant Antoni, Barcelona, 1955 ©Ramón Masats

Una niña entre todos

En una España gris, en una Barcelona devastada, represaliada y silenciada, en unos años de uniformes y sotanas, con “Raza” en las pantallas y los besos censurados y la mujer con la pata quebrada y en casa, en el rastrillo dominical de libros de lance del Mercat de Sant Antoni, una niña rodeada de hombres adultos de trajes grises, se medio esconde bajo una mesa para leer un “tebeo”, sentada en una postura desenfadada y con sus ropas de domingo, modernas y vistosas, y la falda remangada por encima de las rodillas.

Toda una declaración de intenciones. Con la ironía afilada que caracteriza el estilo de un genio de la mirada que zarandeó la caspa de la fotografía española de la época.

Esta fotografía inocente nos habla del papel de la mujer en la sociedad española de la sección femenina. Nos habla de una época en la que la mujer no tenía derecho al voto (que por otra parte sólo se podía ejercer para ratificar al dictador), que tenía un acceso testimonial a la universidad, que no podía regentar la propiedad de un negocio, que precisaba de la autorización del padre o del “esposo” para disponer de una cuenta bancaria… Nos habla también de los libros censurados, de la búsqueda febril y furtiva de viejas ediciones de letras libres…

Javier Vila

Ramón Masats, Caldas de Montbuí, 1931 (foto @Thomas Canet)

Ramón Masats es un grande de la fotografía española. En los años 50, bajo el mandato de Franco, puso patas arriba el fosilizado y grisáceo mundillo del fotoperiodismo. Autodidacta e instintivo, se ‘inventó’ un estilo propio, manteniéndose al margen de cualquier corriente fotográfica. Consecuente con los designios de su mirada, cambió el encuadre, la composición y el positivado de sus carretes para dar mayor contraste a los blancos y negros y, al mismo tiempo, a la realidad. Experto cazador de instantes, a través de su objetivo, siempre crítico, dotó con una pizca de ironía la miseria que entonces se respiraba en España. Retratista magistral de nuestros ancestrales tópicos -toros, procesiones, fiestas y demás- lleva varios años retirado, pero un nuevo premio y una exposición nos han llevado de visita a su estudio en Madrid.

Bettina Dubcovsky

Premio Nacional de Fotografía en 2004.

Premio de Cultura de la Comunidad de Madrid, 2002

Premio Bartolomé Ros a la mejor trayectoria profesional, Festival PhotoEspaña, 2001.

Reseña de Guillermo Balbona en las páginas de Cultura del Diario Montañés

Compartir: